Tras el anuncio formulado por el gobernador Ricardo Quintela -en consonancia con lo previamente determinado por el presidente Alberto Fernández, la Universidad Nacional de La Rioja comparte la preocupación generalizada por el avance del Covid-19, por lo que adopta medidas excepcionales. Este domingo, el gobernador Ricardo Quintela anunció nuevas disposiciones para contrarrestar el avance del Covid-19. Entre las medidas más destacadas, se encuentra la suspensión de las clases presenciales hasta el 30 de abril en todos los niveles.

En función con lo informado desde la Provincia, la UNLaR decidió adoptar nuevas definiciones para disminuir la presencialidad en sus ámbitos educativos.

En este sentido, desde la UNLaR anunciaron la suspensión de la actividad presencial en el Colegio Preuniversitario “General San Martín”, extremarán las disposiciones enmarcadas en el protocolo de bioseguridad para mantener la presencialidad mínima en áreas esenciales y sostendrán la reprogramación de las asignaturas con prácticas presenciales, según lo informado el pasado viernes.

Es decir, la actividad administrativa se mantendrá sólo en el turno mañana, de 8 a 13, en áreas esenciales -en el marco de las resoluciones rectorales 128 y 131- y con atención al público únicamente con turnos ‘online’.

Igualmente, la Comisión Operativa de la Presencialidad, junto a las unidades académicas de Capital e interior, llevará adelante una reprogramación de sus actividades académicas presenciales hasta el 30 de abril e implementará medidas de carácter excepcional priorizando las cátedras que no pudieron cumplir con sus prácticas en 2020 y las asignaturas de los últimos años que requieran el cursado para poder graduarse. El desarrollo de esta modalidad estará sujeto a evaluaciones permanentes de cumplimiento del protocolo de bioseguridad y las condiciones epidemiológicas que se vayan presentando; además de las decisiones que se tomen desde los gobiernos provincial y municipales de cada jurisdicción.

 

powered by social2s