Si una persona inoculada contrae el virus, tendrá menos probabilidades de desarrollar síntomas o enfermarse gravemente. Lo que aún no está claro, sin embargo, es si la vacuna logra evitar el contagio. El mensaje de las autoridades y los especialistas es claro: vacunarse es una manera efectiva de combatir la pandemia de COVID-19. Pero, ¿qué tipo de protección tienen quienes ya recibieron su dosis completa?

En este momento en el mundo hay al menos 9 vacunas que han demostrado que son altamente eficaces a la hora prevenir la enfermedad que causa el virus SARS-CoV-2. Eso quiere decir que si una persona vacunada se contagia del virus, tendrá menos probabilidades de desarrollar síntomas o enfermarse gravemente. Lo que aún no está claro, sin embargo, es si la vacuna logra evitar el contagio. A medida que las vacunas contra el coronavirus se implementan en todo el mundo, ha habido algunos informes de personas completamente vacunadas que aún contraen COVID-19. Los expertos dicen que se esperan estos “casos revolucionarios” y quieren asegurar a las personas que las vacunas siguen siendo muy eficaces.

Los datos de los ensayos clínicos mostraron que las vacunas contra el coronavirus Pfizer-BioNTech y Moderna fueron extremadamente efectivas para prevenir enfermedades, pero el doctor Bill Moss, pediatra y profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg en Baltimore, señaló que algunos las personas en los ensayos contrajeron el virus.

“Habrá algunas personas que no estarán protegidas, ni siquiera con dos dosis de la vacuna, pero deberían tener una enfermedad más leve”, explicó Moss. “Las vacunas son realmente muy protectoras contra la enfermedad grave, por lo que incluso aquellos que contraen COVID-19 después de dos dosis de la vacuna tienen muchas más probabilidades de tener una enfermedad leve”.

Moss señaló que en este momento, con altas tasas de transmisión y miles de casos de COVID-19 diagnosticados diariamente, la cantidad de virus que circula en el mundo alta, especialmente porque es bastante temprano en el proceso de vacunación. “Una vez que la transmisión comunitaria comience a disminuir, veremos menos casos en general y, como resultado, menos brotes”, sostuvo.

En el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern en Dallas se descubrió que solo 4 de 8121 empleados vacunados con ambas dosis se habían infectado. Otro estudio reveló que tan solo 7 dieron positivo luego de haberse inoculado con Moderna o Pfizer de 14.990 trabajadores en UC San Diego Salud y en la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California. Ambos resultados fueron publicados en el New England Journal of Medicine. Solo algunos de los trabajadores de la salud que dieron positivo por COVID-19 en el estudio de California presentaron síntomas, y estos tendieron a ser leves. 

Estos casos son poco frecuentes pero ocurren. “Sin dudas que pasa”, confirmó a este medio el médico infectólogo Roberto Debbag. “Puede ocurrir después de la primera dosis o después de la segunda”. De esta manera, se vuelve fundamental el cuidado post vacuna con distancia social y macarilla. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos cuentan con un equipo que estudia los casos de infección posvacunación, dijo Kristen Nordlund, una vocera de la agencia. Por otro lado, se espera que en los próximos meses Pfizer y Moderna den a conocer datos sobre con qué frecuencia las personas vacunadas se infectan.

En diálogo con Infobae, Eduardo López, el prestigioso infectólogo y uno de los principales asesores del Presidente en la lucha contra el coronavirus en la Argentina, aseguró: “Todo va a depender de la cantidad de dosis de una vacuna que se haya dado una persona, del tipo específico de vacuna y de la cantidad de días que hayan pasado desde la aplicación. Si te das la vacuna hoy, los primeros catorce días te podés contagiar porque todavía no tenés anticuerpos. La eficacia de la Sputnik V, por ejemplo, empieza después de de los diez días. En los estudios, la vacuna de AstraZeneca después de la primera dosis, en las primeras cuatro semanas demostró no tener más del 50% de eficacia. Incluso luego de la segunda dosis, no supera el 70%”.

Las vacunas pueden provocar dos tipos principales de inmunidad. Por un lado, la “inmunidad efectiva”, que puede evitar que un patógeno cause una enfermedad grave, pero no puede evitar que ingrese al cuerpo o haga más copias de sí mismo. Y por el otro, la “inmunidad esterilizante”, que sí puede impedir la infección e incluso prevenir casos asintomáticos. Lo ideal es que una vacuna logre producir inmunidad esterilizante.

¿Cuál de estos dos tipos de inmunidad proporcionan las vacunas contra el COVID-19? Los especialistas advierten que todavía no podemos saberlo. Hasta el momento, la eficacia de las vacunas se ha medido por su capacidad de prevenir el desarrollo de síntomas, pero aún no hay datos suficientes para saber si también son capaces de evitar la infección.

“La vacuna protege contra las formas graves de la enfermedad. No evita al 100% el contagio. Por eso decimos que la vacuna es un elemento más de la protección contra el virus y debemos seguir cuidándonos”, manifestó consultado por este medio el infectólogo Lautaro de Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

Para Moss, una vez que la población se haya vacunado por completo, lo que significa que ha recibido ambas dosis de la vacuna y esperado dos semanas después de la segunda dosis, debe tomar las mismas precauciones, como el uso de barbijo y distanciamiento social en público. “No hay nada diferente que la gente debería estar haciendo ahora que nos empezamos a vacunar”, dijo el especialista.

“Las vacunas importan más cuando una parte importante de la población las recibe”, subrayó Andrew Heinrich, profesor de la Escuela de Salud Pública de Yale en New Haven, Connecticut. “Es una escala un poco logarítmica y (a medida que más personas se vacunan) los beneficios comienzan a aumentar enormemente. Lo mejor que podemos hacer para que las vacunas sean efectivas es vacunar a la mayor cantidad de personas a medida que sean elegibles“.

Según Heinrich, el “jurado aún está deliberando” sobre si puede portar y propagar COVID-19 después de ser vacunado, pero algunos estudios sobre el tema parecen ofrecer optimismo.

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo durante una sesión informativa del equipo de respuesta al coronavirus en la Casa Blanca que los primeros estudios “apuntan en una dirección muy favorable”. Sin embargo, serán necesarios más estudios sobre el tema.

Por ahora, los expertos en salud pública todavía están aconsejando que las personas usen máscaras y sigan alejándose socialmente, incluso después de haber sido vacunadas, para asegurarse de que no transmitan el virus a quienes aún no están vacunados.

 

powered by social2s