Rechazó así que la Ciudad pueda avanzar de manera unilateral en modificaciones para la asistencia a clases presenciales, tal como sugirieron desde el gobierno de Rodríguez Larreta.

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, rechazó este lunes la posibilidad de que la Ciudad de Buenos Aires modifique sus protocolos de regreso a las clases presenciales, algo que, según dijo, necesitaría un "debate entre los especialistas" y en el ámbito del Consejo Federal de Educación.

"Hasta el momento no han planteado modificaciones del protocolo", señaló, no obstante, el ministro, quien detalló que, hasta el momento, la ciudad de Buenos Aires no formalizó ninguna propuesta vinculada con una posible flexibilización de los protocolos en las escuelas.

"Cualquier modificación implica un debate de los especialistas que excede al campo educativo", subrayó en declaraciones televisivas. De esta manera, Trotta respondió a las declaraciones de su par de Ciudad, Soledad Acuña, quien ayer aseguró que el Gobierno porteño estudia la posibilidad de eliminar el distanciamiento dentro del aula, el ingreso escalonado a las escuelas y habilitar los comedores y kioscos.

Acuña había planteado esta posibilidad ayer. Hoy, Trotta respondió que, sin embargo, el viernes durante una reunión del Observatorio para el Regreso Seguro a las Aulas, ninguno de los participantes propuso estas medidas.

De la reunión, precisó Trotta, participaron representantes de todas las jurisdicciones, incluida la Ciudad, además de los sindicatos, y representantes de Unicef y Unesco.

"No está en los planes de ninguna de las jurisdicciones; es más, es uno de los puntos donde observamos debilidad en los protocolos", aseguró Trotta sobre el ingreso escalonado en los colegios.

Luego, agregó que "el distanciamiento de un metro y medio en el aula fue aprobado por unanimidad y es lo que recomiendan los especialistas".

Trotta advirtió también que, con la llegada del invierno, la situación en las aulas "se va a complejizar porque empiezan las temperaturas más bajas" y "muchas veces los chicos tengan fiebre, lo que activará los protocolos".

"La escuela actual no es la que queremos sino la que impone la pandemia", concluyó el funcionario.

 

powered by social2s