Nacionales

 

Más de 200 científicos avalaron la evidencia de que la partícula de Covid-19 podría quedar suspendida en el aire, y la OMS no descartó el informe todavía. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció este miércoles que las partículas del coronavirus Covid-19 podrían ser lo suficientemente livianas para quedar suspendidas en el aire, lo que permitiría su propagación más rápida en espacios cerrados porque podrían diseminarse con más facilidad y ser inhaladas por personas sanas antes de quedar sobre una superficie.

A cuatro meses de declarada la pandemia, una representante de la OMS convino que no se descarta que el nuevo coronavirus se propague libremente cuando hasta ahora se sostuvo que sus partículas tenían más de 5 micrones y por lo tanto su alcance no superaba el metro y medio desde el punto de exhalación, informó la cadena BBC.

De hecho, el concepto de distanciamiento social se formó alrededor de la precaución de mantener dos metros entre una persona y otra para evitar que las microgotas de saliva que alguien con Covid-19 exhala al toser o estornudar sean inhaladas por una persona sana.

El lunes de esta semana más de 200 profesionales de la Ciencia de 32 países firmaron un documento con evidencia de la propagación por vía aérea del nuevo coronavirus y el mensaje llegó a la OMS dos días más tarde.

Benjamin Cowling, profesor de la Universidad de Hong Kong, explicó a la BBC que la OMS "dijo que una de las razones por las cuales preferían no hablar sobre la transmisión por aire del Covid-19 era porque no había suficientes máscaras especializadas de este tipo en muchas partes del mundo" en referencia al equipo de protección personal (EPP) que necesita el personal médico encargado de atender a pacientes de coronavirus.

Por ahora Benedetta Allegranzi, la directora técnica para infecciones, prevención y control de la OMS, reconoció que la evidencia existente sobre la transmisión aérea del coronavirus en "los escenarios aglomerados, cerrados y poco ventilados que han sido descritos no puede ser descartada", pero aún no hay un consenso al respecto.

"Si creemos que la transmisión por aire implica un riesgo particular, entonces deberíamos pensar cómo podemos evitar los eventos superpropagadores, los brotes grandes y aquellos que pueden ocurrir en ambientes cerrados con poca ventilación, aglomerados y en los que se da el contacto cercano prolongado", sintetizó Cowling por su parte.

 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios