Nacionales

 

 


El consumo parece haber empezado a mostrar en junio un repunte incipiente que podría ayudar a consolidar definitivamente la reactivación. Las compras en cuotas, con tarjeta de crédito, crecieron un 3,6% en los últimos 30 días, contra el período anterior, apuntaladas por la mejora salarial que dejó el cierre de las paritarias, el consumo por el Día del Padre y, por ahora en menor medida, el pago de los primeros aguinaldos.

El financiamiento con plásticos del sector privado, que mide el Banco Central, aparece ahora como una prometedora recuperación después del desplome que provocó, a partir de febrero, el plan "precios transparentes". El stock diario promedio de compras con tarjeta se disparó más de $8.000 millones en los primeros 21 días de junio, comparado contra el registrado en el mismo lapso del mes anterior. Y la variación respecto del año pasado es ya del 26%, levemente mayor a la inflación acumulada en estos 12 meses.

Según el Gobierno, uno de los factores que empuja con fuerza al consumo es la incorporación de los planes "Ahora 3" y "Ahora 6" en los comercios. La cantidad de operaciones con estos programas aumentó un 11,7% mensual hasta la segunda semana de junio; y un 60% en la comparación contra el año pasado. "Indumentaria, calzado y marroquinería continúan explicando más de la mitad de las ventas del programa por el impulso de las 3 y 6 cuotas", comentaron en el Ministerio de Producción.

El consumo a través de plásticos había arrancado el año con poco dinamismo. Las compras en más de un pago se habían visto resentidas a partir de febrero, con el desembarco del plan que lanzó el Gobierno para diferenciar los precios al contado del costo del financiamiento en los bienes y servicios. En estos primeros meses, las familias no sólo habían decidido moderar sus gastos en los comercios sino que optaron por reducir la cantidad de pagos y acudir con menor frecuencia a los centros de compra. Hubo un drástico cambio de hábito en el consumo que desde febrero, cuando el Gobierno forzó a los comercios a "transparentar" los costos de financiamiento para evitar engaños en las compras con cuotas sin interés.

"Ahora, como volvieron los planes de financiamiento sin interés, creemos que efectivamente la gente vuelve a tomar crédito en cuotas y que eso reactiva el comercio", comentó a este diario el secretario de industria de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (CAME), Pedro Cascales. "A esto también se le suma el efecto del combate al comercio ilegal que está haciendo el Gobierno. A algún lado va ese consumo que deja de hacer en estas ferias", completó.

En los números del BCRA también se observa un fuerte avance de otras alternativas vinculadas al consumo: los préstamos personales avanzan al 53% interanual y los prendarios, al 60%. "Las tarjetas retomaron el impulso. Los personales y los prendarios vuelan, con el importante crecimiento de automotores; y a todo esto se le suman los hipotecarios", se entusiasmó el economista jefe de Elypsis, Gabriel Zelpo. "Claro que, por otro lado, los adelantos en cuenta corriente, que toman las empresas, no vienen bien. Pero esto es esperable en un escenario de política monetaria contractiva. A estas líneas es adonde más se transfiere la suba de tasas de interés que promueve el BCRA",

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios