Nacionales

 

Surge de la primera estadística oficial elaborada por el Ministerio de Seguridad y la Defensoría del Pueblo.  Dos de cada tres mujeres asesinadas durante 2017 en alguna situación de violencia, es decir, en casos de homicidios dolosos y no culposos, fueron víctimas de femicidio. Sus asesinatos estuvieron atravesados por la violencia de género. Ese es uno de los resultados que arroja la estadística que elaboraron de manera conjunta el Ministerio de Seguridad de la Nación y la Defensoría del Pueblo de la Nación, y que se presentó oficialmente este miércoles.

Es la primera vez que un organismo que depende del Poder Ejecutivo Nacional elabora y da a conocer un registro de femicidios y femicidios vinculados. Según el informe, el 64 por ciento de las mujeres que fueron víctimas de un homicidio doloso, fue víctima de femicidio. Ese mismo registro estableció que, durante 2017, de cada 100.000 habitantes, 1,31 mujeres fueron víctimas de femicidio.

Esa tasa se dispara en algunas provincias, donde se concentró la mayor proporción de asesinatos atravesados por situaciones de violencia de género. En Salta, cada 100.000 habitantes son víctimas de femicidio 3,32 mujeres: se trata de la proporción más alta en todo el país. En Santiago del Estero, la provincia que ocupa el segundo lugar en cuanto a la tasa de femicidios, un dato llama la atención: hay 3,15 mujeres víctimas de femicidios cada 100.000 habitantes, y la tasa de homicidios dolosos es de 3,90 víctimas por cada 100.000 personas. "De esta manera se observa que el femicidio es el homicidio doloso más frecuente en esa provincia", dijo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ante la prensa.

En las provincias patagónicas, por el contrario, la tasa de femicidios suele estar por debajo de la media nacional. En la Ciudad de Buenos Aires, hay 0,68 femicidios por cada 100.000 habitantes, y en la Provincia es de 1,18 por cada 100.000 personas.En La Pampa, donde según el informe no se documentó ningún femicidio en 2017, la tasa es 0. "Hay que mirar qué política contra la violencia de género se implementó allí, o en Santa Fe, donde la tasa de homicidios dolosos es mucho más alta que la de femicidios", sostuvo la titular de Seguridad.

Consultada sobre las políticas públicas que podrían implementarse desde su cartera para erradicar la violencia de género, Bullrich respondió: "Sólo el 16 por ciento de las víctimas ya habían denunciado a su agresor. Hay que trabajar para que ese porcentaje de denuncia suba. El 72 por ciento de los femicidios ocurren en el hogar de la víctima, entonces hay que generar la confianza y la concientización para que esa mujer y su entorno reaccionen ante la primera señal de violencia".

Como otras posibles medidas, la funcionaria describió: "Estamos pensando en un sistema nacional de cooperantes, que puedan denunciar lo que ocurre con una mujer de la que son familiares o vecinos, y también habilitar un sistema de denuncias que no tenga que ser presencial, en el que la víctima pueda saltear esa situación que le cuesta o le da vergüenza". Según afirmó, "están en estudio".

El informe que presentaron conjuntamente este miércoles Seguridad y la Defensoría del Pueblo arroja un total de 308 víctimas de femicidios y femicidios vinculados durante 2017. Se trata de un registro inferior al que elabora la asociación civil La Casa del Encuentro, cuyo observatorio de femicidios funciona desde 2008. Según esa ONG, en 2017 hubo 319 víctimas de femicidios y femicidios vinculados. "La diferencia puede ser porque desde la asociación civil se contempló como femicidio un caso que finalmente no lo era", sostuvo Mariela Budiño, subsecretaria de Estadística Criminal del Ministerio de Seguridad. Ada Rico, titular de La Casa del Encuentro, opinó: "Todavía falta profundizar la perspectiva de género en el Poder Judicial y en las fuerzas de seguridad: de ahí puede desprenderse un registro menor".

Esas 308 víctimas de las que dio cuenta el informe conjunto presentado este miércoles son más que las del registro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación: según ese organismo, hubo 273 víctimas, entre femicidios y femicidios vinculados. Al respecto, Carolina Barone, coordinadora de Políticas de Género y No Discriminación de la cartera de Seguridad, señaló: "Falta profundizar la perspectiva de género también en el Poder Judicial para que se caratule como femicidio cada caso que lo es. Desde 2017 hay una resolución ministerial que ordena que las fuerzas federales actúen como si estuvieran ante un femicidio cada vez que una mujer es víctima de un homicidio doloso, hasta que se descarte esa hipótesis". Para Rico, "es fundamental que el Estado establezca un registro oficial y unificado de femicidios".

Estadísticas de La Casa del Encuentro arrojan que entre 2008 y 2017 hubo 154 femicidios perpetrados por agentes de las fuerzas de seguridad. Consultada sobre si, ante esos datos, el personal de seguridad recibiría capacitaciones con perspectiva de género, la ministra respondió: "Estamos trabajando en eso. La semana que viene habrá información sobre ese registro. Estamos tendiendo a cero". En lo que va 2019, hubo al menos tres femicidios cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad.

Según explicó Budiño, "está previsto que las cifras de 2018 estén disponibles entre agosto y septiembre". Para documentarse sobre femicidios y femicidios vinculados, la Defensoría del Pueblo recurrió a notas en los medios de comunicación e información de fiscalías y hospitales. Desde Seguridad se contemplaron las denuncias policiales radicadas ante fuerzas federales y provinciales. Ante la consulta de qué proporción del presupuesto ministerial se asigna a políticas de género, Clarín no obtuvo respuesta.

 

Comentarios (1)

Añadir comentarios