Nacionales

 

 

Con la presencia de Gabriela Michetti en reemplazo de Mauricio Macri, el arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, encabezó el Tedeum en la catedral provincial con motivo del Día de la Independencia.

A pesar de que se trata de una celebración por el 9 de Julio, el discurso Sánchez renovó las críticas de la Iglesia católica a la legalización del aborto, que desde este martes se comenzará a discutir en el Senado.

"Respetemos este derecho fundamental que tiene todo ser humano, todo argentino. (...) Vale toda vida, no hay sobrantes en la Argentina", afirmó el religioso ante autoridades nacionales y provinciales. "El aborto es la muerte de un inocente. No nos engañemos ni dejemos engañar", agregó.

"Nadie tiene derecho a eliminar la vida de otro ser humano", sostuvo Sánchez en su homilía. 

Las palabras del arzobispo fueron una continuidad de la multitudinaria misa que ofició en Luján, el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea. Ante miles de personas, Ojea lamentó que el proyecto despenalizador esté a punto de convertirse en ley, porque, según dijo, "legitimaría la eliminación de un ser humano por otro ser humano".

Bajo el lema "Misa por la Vida", miles de personas llegaron desde el sábado a Luján vistiendo pañuelos celestes en señal de rechazo a la iniciativa que ya obtuvo media sanción en Diputados.

En su discurso, Ojea resaltó el "momento tan delicado" en el país y se mostró "perplejo y dolorido ante la posibilidad de que se sancione la ley de despenalización del aborto".

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios