Nacionales

 

 

Los presidentes de los principales bloques de la Cámara de Diputados se enteraron del anuncio de Mauricio Macri sobre el inicio de negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) cuando estaban todos reunidos arreglando las sesiones de hoy. Emilio Monzó, presidente del cuerpo, Mario Negri (UCR), Nicolás Massot (PRO), Pablo Kosiner (Argentina Federal), Graciela Camaño (Frente Renovador-UNA), Agustín Rossi (Frente para la Victoria) y Silvia Lospennato, secretaria parlamentaria de Cambiemos, hicieron un silencio elocuente: ninguno podía esconder su sorpresa.

"La situación fue muy incómoda para todos", admitió uno de los presentes. Sucede que los oficialistas no sabían lo que iba a decir el Presidente. E indirectamente afectó los motivos de ese encuentro: cuando todo el "tira y afloje" estaba centrado en las tarifas, el discurso de Macri redireccionó las miradas a la ley de Financiamiento Productivo (ex Mercado de Capitales), que pidió el propio jefe de Estado en su discurso del 1° de marzo.

Las conclusiones de ese cónclave no fueron las previstas, pero, paradójicamente, ninguna de las partes fue perjudicada. A priori, Cambiemos quería unificar los dos pedidos de sesiones pero invertir los temarios: que primero se discutiera Financiamiento Productivo y luego tarifas. Pero el massismo y los federales, que también incluyeron la norma del Ejecutivo en su orden del día, se negaron. El resultado fue que quedaron en pie las dos sesiones, pero el peronismo no K accedió a dar quórum para aprobar la ley de Cambiemos.

 

Lo que propone son marcos que faciliten la operatoria de la pymes y busca eximir del impuesto a las Ganancias a inversiones del exterior para equiparar la ventaja de los fondos locales. Además, crea nuevos instrumentos de ahorro como las letras hipotecarias y remueve las capacidades que existían para que la Comisión Nacional de Valores (CNV) interviniera en empresas.

Así las cosas, primero, a las 10:30, será la sesión pedida por el oficialismo, que además de Financimiento Productivo incluye Defensa de la Competencia y un acuerdo con Brasil. Una vez que se apruebe este paquete, se pasará directamente a la sesión opositora, en donde se debatirá el el texto para limitar el aumento de tarifas.

Para lograr la media sanción, algo que dan por descontado en la Casa Rosada, la oposición necesitará la mayoría simple de los presentes. Todo indica que no tendrá inconvenientes en conseguirlo, ya que en la sesión anterior, cuando fracasó porque necesitaba los dos tercios porque no tenía dictamen, tuvo siempre entre 130 y 140 votos a favor.


El razonamiento de Cambiemos es simple: se quieren sacar el tema de encima porque genera volatilidad y por estos días es una preocupación más en al agenda pública. Además, ya está decidido que, en caso de ser revalidado por el Senado, será vetado por Mauricio Macri.

En el recinto, el texto recibirá una modificación sustancial respecto del dictamen: se quitará al reducción del IVA, el punto que más rechaza el Ejecutivo porque, según explicaron, desfinancia al Estado y a las provincias. Según un informe de los asesores de la UCR, de aplicarse la norma tal cual está, el costo financiero total para 2018 y 2019 sería de 49.300 millones de pesos, de los cuales 25.508 millones perderían las provincias, 22.147 la Nación y 1645 millones la ciudad de Buenos Aires. En la otra vereda, en el massismo explicaron que tendría solo para 2018 un costo fiscal de 10 mil millones de pesos en lo que respecta a la reducción de la alícuota del IVA.


La propuesta que presentaron UNA y Argentina Federal tiene tres ejes principales. Por un lado, que las tarifas de luz y gas para las residencias de familias no puedan subir más que los salarios y tengan estabilidad por 12 meses. Luego, que los aumentos para las pymes, cooperativas de trabajo y empresas recuperadas no sean mayores al índice de precios mayoristas del Indec. Y por último que para los clubes de pueblo, barrio y entidades de bien público se implemente un sistema de tarifa social en el que paguen solo el 20% del valor de la factura.

Será un día maratónico en la Cámara baja, con la oposición ganando la batalla mediática -tarifas tendrá la mayor repercusión- pero con Cambiemos yéndose con una sonrisa por finalmente poder lograr la aprobación del Financiamiento Productivo y de Defensa de la Competencia.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios