Nacionales

 



A pesar de haber sido 2017 un año electoral el trabajo parlamentario resultó de sumo interés para el sector empresario, sobre todo luego del contundente triunfo del oficialismo que dio lugar a la sanción de varias leyes claves como el Consenso Fiscal, la Reforma Previsional y la Tributaria. Este año los empresarios no tienen muchas expectativas con la agenda parlamentaria, fundamentalmente en temas vinculados con las inversiones. Es así que el único proyecto que concentraba la atención del sector privado era la ley de mercado de capitales (Financiamiento Productivo) sancionada recientemente. Ahora ya no quedan temas que despierten el interés de los empresarios o que impacten en la toma de decisiones de inversión. Porque además saben que la estrategia reeleccionista conlleva este año que la economía no haga olas y que no haya grandes definiciones en el Congreso, por lo que descuentan el lanzamiento de varias bombas de humo como el proyecto asociado al aborto.

Por ello un ejecutivo con buena llegada a los poderes públicos y uno de los principales nexos entre el sector público y privado resumió a este diario el abc de la agenda parlamentaria de 2018 en tres grupos. "Por un lado tenemos los temas relevantes, o sea aquellos vinculados con las reformas estructurales principalmente, o que tienen un alto impacto como la ley de mercado de capitales. Por otro lado están los proyectos sopa de fideos, es decir, los que no hacen ni bien ni mal, y su impacto sobre la economía es muy bajo. Entre ellos se consideran a la ley de blanqueo laboral que a pesar de ser útil no gravitará demasiado. Un tercer grupo son los proyectos de distracción como el aborto, hasta el desmembramiento del megaDNU o la ley de comunicaciones convergentes o la ley de responsabilidad de proveedores de internet.

Bajo este esquema los empresarios no esperan mucho del Congreso por el resto del año. Desde el punto de vista político, el Gobierno deberá asegurarse la sanción de los proyectos de interés, en el primer semestre, debido a que sus alianzas legislativas son muy inestables. "Esto se debe a que, a lo largo de 2018, los partidos de la oposición se posicionarán con miras a las elecciones presidenciales de 2019", explica un avezado analista parlamentario. Además hay que tener en cuenta que el calendario este año estará influido por el "efecto Mundial" y varios eventos internacionales. Pero todo bajo la óptica oficial de esperar al segundo semestre para que el malhumor social se disipe y se diluya el impacto de los tarifazos. Al respecto, entre el 14 de junio y el 15 de julio se jugará el Mundial de Fútbol en Rusia y los que conocen los pasillos parlamentarios estiman que la actividad legislativa se detendrá durante este mes. Y además, luego se iniciará el receso en ambas Cámaras. Después vendrá el vendaval del G-20 que tendrá entre el 30 de noviembre al 1 de diciembre, el punto cúlmine con la Cumbre del G-20, por la que todas las autoridades nacionales estarán pendientes del evento y participarán de las reuniones previas. Pero algo que mantendrá el activismo parlamentario viene de la mano del interés del Gobierno en pos de convertir a la Argentina en miembro de la OCDE. Fue precisamente este organismo que exigió impulsar algunas reformas legislativas que dieron lugar al DNU de desburocratización y simplificación del Estado, la reforma tributaria, responsabilidad penal y otras. Se espera que a lo largo de 2018, el Poder Ejecutivo envíe proyectos que respondan a los requisitos de la OCDE. En este sentido con miras a ingresar formalmente a la OCDE, la Oficina Anticorrupción -encabezada por Laura Alonso- trabaja en un borrador sobre ética pública. La nueva legislación alcanzaría a todos los poderes del Estado y estará guiada por tres principios que se considerarán básicos para cualquiera que decida ser funcionario público: ética, transparencia y rendición de cuentas. En lo que respecta a incompatibilidades, los funcionarios deberán desprenderse de acciones y títulos que estén vinculados con su labor ya sea vendiéndolos o colocándoles en un fideicomiso ciego. Sin lugar a dudas, un tema de plena actualidad. En esta línea otro tema que trataría el Congreso sería la transparencia de los partidos políticos bajo la propuesta de modificar la Ley de Financiamiento de los Partidos Políticos, el Código Nacional Electoral y la Ley de la Justicia Nacional Electoral.

Para los empresarios otros proyectos que están aún en debate parlamentario y sobre los que tienen cierto interés son el de Régimen de Defensa de la competencia, el Régimen de Compre Argentino y desarrollo de proveedores. En cuanto al de Defensa vale señalar que el proyecto crea la Autoridad Nacional de la Competencia, cuyo objeto es combatir situaciones de abuso de posición dominante en el mercado. En el proyecto original de Carrió se fijaba que la situación de concentración económica se producía al dominar el 40% del mercado. Pero esto no fue tomado para el texto final, generando fuertes críticas en la oposición. Se establecen sanciones económicas y se contempla un "Programa de Clemencia", con beneficios de exención para empresas que aporten pruebas para sancionar miembros del cartel. Los diputados del FR objetaron la falta de la regulación de las góndolas en supermercados. Mientras que el de Compre eleva al 15% el margen de diferencia a favor de las pymes sobre los valores de otras ofertas en los procesos de compra del Estado mientras que para las grandes empresas será del 5%al 7%. Se crea la Comisión Bicameral de Seguimiento de Contratos de Participación Público-Privada para verificar el cumplimiento de las obligaciones y requisitos de la ley, en particular la efectiva participación de la producción nacional.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios