Nacionales

 


“No fue suficiente la multitudinaria movilización frente al Congreso Nacional para evitar que el Senado aprobara ayer el ajuste a los jubilados”
Por 43 votos a favor y 23 en contra, la Cámara alta aprobó el proyecto de reforma previsional que reduce los aumentos salariales a los jubilados. Colaboró el grupo de senadores PJ que conduce Pichetto. Votos de los riojanos: Tere Luna votó a favor, Hilda Aguirre de Soria en contra y Carlos Menem se abstuvo. El proyecto pasó a Diputados.
La movilización frente al Congreso Nacional no fue suficiente para evitar que el Senado aprobara ayer el ajuste a los jubilados, integrada por movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos. Tampoco las críticas públicas realizadas por los expertos en materia previsional. En un trámite exprés y en la última sesión del período ordinario, Cambiemos y el sector del PJ comandado por Miguel Pichetto aprobaron y enviaron a la Cámara de Diputados dos de las tres reformas impulsadas por el gobierno de Mauricio Macri. La reforma jubilatoria obtuvo 43 votos a favor, 23 en contra y tres abstenciones. “A la derecha argentina nunca se le ha caído una idea novedosa. Caen en recetas que vienen desde afuera: flexibilización laboral, destrucción del sistema previsional, apertura del mercado externo. Esto es un asalto a mano armada a los fondos de los jubilados, dispararon desde la oposición K.
La sesión de ayer comenzó con un duro enfrentamiento entre respecto de cuestiones reglamentarias. El senador puntano, Adolfo Rodríguez Saá, advirtió que los proyectos del paquete fiscal no habían sido girados a la comisión de Coparticipación Federal y que por lo tanto el dictamen obtenido el jueves pasado era nulo. “Se afectan impuestos coparticipables, el impuesto al cheque, fondo solidario, se avanza sobre las provincias diciendo que tienen que derogar impuestos provinciales”, argumentó su comprovinciana Liliana Negre de Alonso, quien se trenzó en una dura discusión con la titular del Senado, Gabriela Michetti, sobre cómo resolver ese planteo. “Eso que usted dice no está previsto en ningún lugar del reglamento”, le retrucó Michetti. “Sí está previsto”, gritó la senadora. “A ver, ¡léamelo, léamelo!”, exclamó la vicepresidenta. Finalmente intervinieron otros senadores y se terminó validando (por 47 votos a favor, 18 en contra y 4 abstenciones) que el dictamen contara solamente con el giro a las comisiones de Presupuesto y de Trabajo.
Ese no fue el único obstáculo que tuvieron las iniciativas del Gobierno. Dada la decisión de aprobar las reforma casi sin debate y lo antes posible, el oficialismo emitió dictamen el jueves pasado y convocó a una sesión especial para el miércoles. El dictamen no tenía los siete días establecidos en el reglamento, por lo que necesitaba dos tercios de los votos para aprobar su tratamiento sobre tablas. Para evitar tener que volver a convocar a una sesión para hoy, 62 senadores votaron a favor de resolver el tema y solamente 8 se pronunciaron en contra: los kirchneristas Anabel Fernández Sagasti, María Inés Pilatti, Ruperto Godoy, Marcelo Fuentes; los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso y Fernando Pino Solanas y Magdalena Odarda.

Estas complicaciones en el proceso legislativo llegaron a generar el enojo del principal

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios