Locales

 

 

Bajo una tarde agradable con un cálido sol que hizo olvidar el invierno riojano, el gobernador Sergio Casas conmemoró este jueves, el 167° aniversario del fallecimiento del Libertador de América. La ceremonia recordó con un minuto de silencio la hora en que el Padre de la Patria pasó a la inmortalidad. Además, se rememoró el pensamiento del General José de San Martin, estratega, político y libertador de la Argentina, Chile y Perú.

 

Estuvieron presentes los diputados provinciales Elio Díaz Moreno, Adriana Olima, Marta Salinas, los ministros de Gobierno Claudio Saúl, de Industria Rubén Galleguillo, de Salud Judit Díaz Bazán, secretarios y subsecretarios de la Función Ejecutiva Provincial. También participaron el intendente Alberto Paredes Urquiza, abanderados y escoltas de escuelas, autoridades policiales, entre otros.

 

La actividad comenzó a las 14.55 horas con el saludo del mandatario provincial a la Agrupación “17 Agosto” del regimiento Mecanizado Nº 15. Luego se realizó un minuto de silencio recordando la hora en que el Padre de la Patria pasó a la inmortalidad.

 

En la ceremonia, tras el minuto de silencio, se entonaron las estrofas de los himnos Nacional y de La Rioja, luego se colocaron ofrendas florales en el Monumento que se encuentra en la plaza central de la ciudad, en nombre de las Funciones Ejecutiva, Judicial y Legislativa; la Municipalidad de la Capital; la Asociación Sanmartiniana; de la Policía de la Provincia; el Servicio Penitenciario y el Club Social de La Rioja.


Seguidamente se cantó el himno a San Martín y se procedió al descubrimiento de placa en conmemoración al fallecimiento del padre de la patria.

Serás lo que tengas que ser, o no serás nada

 

“Conmemoramos un aniversario más de un hombre que desde muy joven demostrara el altruismo, el coraje y la predisposición de luchar por la tierra que lo vio nacer”, resaltó el gobernador Sergio Casas al dejar su mensaje. De inmediato, destacó que San Martín se formó en España pero “no dudó un instante en volver cuando la Patria lo necesitaba, para defender con coraje, con orgullo y sobre todo con el patriotismo que lo ha caracterizado en el resto de su campaña”.

 

Casas expuso que “en la vida de San Martín no fue todo color de rosas”. Hizo referencia a que fue convocado, armó el consagrado Ejército de los Granaderos a Caballo, y estuvo rodeado de hombres con coraje, valor y lealtad, entre ellos el sargento Cabral quien no dudó en poner su cuerpo para defender al Padre de la Patria. “En ese momento, el país se debatía en ser libres justos e independientes; y estaban aquellos que querían seguir siendo la colonia del rey Fernando ya depuesto. Esos son los avatares que vivió nuestro país”, expresó.


En ese marco, recordó que San Martín junto al General Manuel Belgrano, diseñaron la Epopeya de Los Andes, lo que no les fue fácil porque primaban los intereses de una patria concentrada frente a los valores de una nación unida del sur a norte, de este a oeste. Frente a esa realidad, San Martín “pide que lo releven de esa jefatura”, dijo y agregó que Manuel Belgrano con la colaboración del Coronel Francisco Zelada junto a doce hombres, “se unió a esto que emprendió y ahí lanzaba el General San Martín: serás lo que debas ser o no serás nada. Y desoyendo algunos mandos se une a esta epopeya”.

 

De inmediato hizo referencia al aporte de riojanos. “Encuentra el Coronel Zelada, el Capitán Nicolás Dávila, riojano, que con esa valentía deciden emprender lo que se denomina hoy la Expedición Zelada Dávila, solo con doce hombres de formación militar”, señaló y a la vez reivindicó “a esos gauchos encabezados por Fulgencio Peñaloza, que no dudaron un instante en unirse a las fuerzas militares porque convocaban los intereses de la Patria”.

 

“La Rioja en ese entonces reclamaba, como hoy seguimos reclamando a la Nación, un poco más de equidad, de equilibrio, de armonía para solucionar los problemas y los desequilibrios geográficos que tenemos”, indicó.

 

Así también, sostuvo que en el Bicentenario de esta gran epopeya sanmartiniana, los riojanos “tenemos que entender que la expedición Zelada Dávila jugó uno de los roles más fundamentales y esto es una tarea que tenemos que hacer todos porque a La Rioja nada le fue fácil ni lo va a ser”. “Entonces lo que no defendamos como riojanos nadie lo va a venir a defender”, subrayó.

 

Al respecto, planteó que a la expedición Zelada Dávila los libros de historia no la tuvieron en cuenta, “y ahí estuvo la decisión de riojanos, de nuestros gobiernos de reeditarla”.

 

En la ocasión, también hizo referencia a la falta de reconocimiento al General San Martín. “Mientras entregó todo, fue también vilipendiado, calumniado e injuriado, y se tuvo que ir porque la Patria se desangraba en luchas intestinas, estériles. Fue a pasar sus últimos días acompañado de su hija Mercedita. Nada se dice todavía que él le entregara a su médico el reloj en pago de lo que le brindaba allá en Boulogne-sur-Mer, en Francia. Falleció hace 167 años en compañía de su hija y su médico”, recordó.

 

“Hoy los argentinos todos y fundamentalmente los riojanos, tenemos que rendir honor a este hombre que quería la patria libre, justa y soberana que nos legara. Al General San Martín nuestros respetos”, enfatizó. Por último, convocó “a todos, a la argentinidad, dejarnos de los intereses sectoriales, particulares, y a los riojanos a estar más unidos, a seguir el ejemplo del Padre de la Patria”.

 

Luego, el Ballet Folclórico Municipal Liliana Albarracín bailó un gato patriótico, una chacarera y el malambo argentino. Posteriormente, el intendente Alberto Paredes Urquiza brindó su discurso donde homenajeó la labor del General José de San Martín en la historia de Latinoamérica. Al finalizar, se retiraron las banderas de ceremonias y las de guerra de las distintas tropas.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios