Locales

 

El Juzgado de Instrucción en lo Criminal y Correccional Nº 3 a cargo del Dr Gustavo Farias, resolvió dictar autos de procesamiento al imputado del femicidio de Deolinda Torres. El juicio comenzaría en poco tiempo.

Se pudo conocer la cronología de los hechos del día ocho de enero de dos mil dieciocho, cuando en horas de la madrugada, Víctor Santiago Condorí se dirigió en su motocicleta Crypton 110cc, color azul, dominio 910-EFU, hasta el lugar en donde trabajaba sobre Ex Ruta Nº 38 a escasos metros de la Sub Comisaria Zona Sur y procede a sacar una barreta de hierro.

Asimismo, se supo que entre las 4:15 y 4:30 horas de la madrugada, aproximadamente, Condorí llegó a la vivienda de su ex pareja Deolinda Del Valle Torres, ubicado en el Barrio Carlos Onetto. Ya en el lugar y utilizando la barreta logra abrir una de las puertas de ingreso, y se introduce a la vivienda dirigiéndose hasta el dormitorio donde dormían Iván Ernesto Herrera, actual pareja de la víctima, junto a Deolinda Torres, acto seguido se abalanzó sobre Herrera comenzando a golpearlo con la barreta reiteradamente en la zona de la cabeza.

Deolinda se levantó y tomó a Condorí  para evitar siga golpeando a Herrera, quien aprovecha la ocasión y sale del lugar hacia la calle. Este es el momento que aprovechó Condori para agredir a Deolinda Torres, golpeándola con la barreta en la zona de la cabeza y dejándola gravemente herida, para posteriormente huir de la vivienda en su motocicleta.

Ante esto y al haber cumplido las instancias judiciales pertinentes, el Juez Farías procesó a Víctor Sebastián Condori y dictó su prisión preventiva por la presunta comisión y autoría de los delitos de homicidio doblemente agravado por el vínculo, femicidio y homicidio simple en grado de tentativa en concurso real. Asimismo, ordenó su inmediato traslado al Servicio Penitenciario Provincial en calidad de imputado procesado.

Por último, el magistrado consideró que el hecho queda encuadrado por el Artículo 80 inciso 1 y 11 del Código Penal que reza: “Se impondrá reclusión perpetua o prisión perpetua, pudiendo aplicarse lo dispuesto en el artículo 52, al que matare a su ascendiente, descendiente, cónyuge, ex cónyuge, o a la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia, y/o a una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios