Internacionales

 

 


Colectivos chavistas y policías leales al régimen de Nicolás Maduro atacaron a los manifestantes opositores en los pasos fronterizos y dejaron 5 muertos, 285 heridos y 51 detenidos

La operación para intentar introducir ayuda humanitaria a Venezuela se encontró este sábado con una brutal represión de la Guardia Nacional y la Policía Nacional hacia los manifestantes en las inmediaciones de las fronteras con Brasil y Colombia en una jornada que dejó al menos 5 muertos, 285 heridos y 51 detenidos, según cifras del gobierno de Iván Duque.

"Esta acción pacífica y de carácter humanitario ha sido interrumpida desde Venezuela bajo el régimen usurpador de Maduro con una represión violenta y desproporcionada", dijo el canciller Carlos Holmes Trujillo en una declaración a los medios. Y agregó que, a raíz de ello, "se ha dispuesto el retorno de los camiones para proteger la ayuda con excepciones de los camiones que tenían medicamentos que fueron quemados en territorio venezolano".

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, añadió en una rueda de prensa que participará en la reunión del Grupo de Lima el próximo lunes junto al vicepresidente estadounidense Mike Pence y llamó a la comunidad internacional a considerar "todas las cartas" frente al régimen de Maduro.


A las 13:10 de este sábado, hora venezolana, efectivos de las Fuerzas Armadas de Venezuela y miembros de colectivos chavistas atacaron con gases lacrimógenos y perdigones a las personas que se encontraban esperando la llegada de los camiones con ayuda humanitaria en el puente Simón Bolívar y Santander -que comunican a los ciudades de San Antonio y Ureña (Venezuela) y Cúcuta (Colombia).

Incluso, agentes de las Fuerzas Militares de Colombia se desplegaron en los alrededores del puente Bolívar debido a que efectivos de la Policía Nacional Bolivariana presuntamente ingresaron a Colombia, informó el medio TVVenezuela en una excelente cobertura.

 

Cinco manifestantes fallecieron y otros 29 resultaron heridos de bala durante enfrentamientos entre militares y habitantes de la localidad suroriental de Santa Elena de Uairén, cercana a la frontera con Brasil, según comunicó la Asamblea Nacional de Venezuela (Parlamento, de mayoría opositora).

"Lo que ocurre en la frontera con Brasil no es represión común (…) Lo que ocurre en Santa Elena de Uairén es una masacre contra el pueblo indígena pemón en donde contabilizamos cuatro personas asesinadas y más de 20 heridos de bala", dijo en rueda de prensa el diputado opositor Juan Andrés Mejía.

 

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios